El no ser necesitado podría ser la muerte lenta del hombre

Para empezar, quiero hacer un par de preguntas. ¿Qué valor tiene para el hombre el saberse útil? ¿Porqué es tan importante para un hombre saber que lo que hace es valioso?.

El libro de Génesis registra una breve cronología que nos muestra la misión inherente a la naturaleza del hombre de ser útil. En el primer capítulo encontramos lo siguiente:
1:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.
1:19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

De lo anterior, podemos observar que cuando Dios creó a Adán, la primer función que le dio fue la de ser útil, haciendo uso de los dones y talentos que le había dado, es decir, en su ADN quedó escrita la necesidad de ser funcional, trabajador y esforzado. Es por eso que cuando el hombre inicia su declive físico entre los 40 y 50 años, cuando se da la llamada crisis de la mediana edad, se vuelve tan importante la experiencia y aprendizaje que ha adquirido durante sus años de vida; ya que estas su convierten en pilares de su vida cuando son adultos mayores y en en sus días de vejez.

El hecho de sentirse desechado tiene un gran peso en la mente del hombre, al grado que cuando deja de ser considerado como productivo y es relegado de su trabajo por causa de su edad, esto trae como consecuencia en muchos casos, etapas depresivas y de enfermedad física e inclusive la muerte; por el hecho de cambiar de un día a otro sus rutinas de vida y enfrentarse a la realidad de su nueva condición.

Por eso es muy importante que existan acciones y organizaciones enfocadas a rescatar la experiencia de los adultos mayores y los ancianos, y así poder brindarles una seguridad en su autoestima que en muchas ocasiones es más importante que la financiera.

En lo personal me gusta tener amistad con adultos mayores y con ancianos que han entendido la bendición de envejecer siendo útiles. Disfruto escuchar sus experiencias de vida, aprendo el valor de lo que me comparten y los miro como un espejo en el que me reflejo pensando como quiero vivir cuando Dios me permita llegar a esa etapa de mi vida.

Me gustaría concluir reflexionando en la enseñanza del rey Salomón que encontramos en el libro de Proverbios 20:29 La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *